Reconociéndonos desde el Misterio


Estos retiros intensivos, son una invitación al descubrimiento y reconocimiento de nuestro poder universal, de nuestra esencia básica como expresiones humanas de algo más grande que nosotros mismos, honrando la divinidad que habita en nuestro interior; nuestra intención principal es el crecimiento interior o el conocimiento de uno mismo, lo cual en algunas ocasiones vamos olvidando u opacando a lo largo de nuestras vidas, apegándonos a situaciones dolorosas o de sufrimiento que no permiten el despliegue de nuestro potencial interior.
Para ello nos apoyamos en el uso responsable y ceremonial de medicina amazónica, métodos de corporalidad profunda, música medicina, temazcal, entre otros; con la finalidad de lograr estados de expansión de la Consciencia, conexión, compasión y creatividad, lo que resulta una ayuda invaluable para trascender los retos y desafíos que la vida nos impone. En nuestros retiros lo más importante es tratar de encontrar o descubrir nuestra propia capacidad de autosanación y despertar nuestra capacidad de explorar nuestro mundo interior.

El desafío del alma.

El viaje chamánico es la creación de un espacio sagrado, donde los participantes pueden abrir sus corazones y reconectar con su sabiduría interior, con la esencia básica que late y se expresa en todos nosotr@s.
Tenemos el pleno derecho de explorar nuestras consciencias a través de la Consciencia misma, es una celebración a la vida y a la comunión con nosotros mismos.


Acompañamiento emocional de la experiencia.

Creemos sumamente importante, que el/la participante descubra como integrar esta experiencia a la vida cotidiana; para ello, durante el retiro realizamos sesiones individuales de Comunicación Primordial; una metodología cognitivo-lingüística que contiene aspectos de la Gestalt, PNL y autoasistencia psicológica.
A través de la palabra, damos cabida a dar contención, solidez y cierre a las vivencias emanadas del retiro.